martes, 6 de diciembre de 2016

MIS LECTURAS: "MIS MEJORES CALUMNIAS", DE EDGAR ESPINOZA

Resultado de imagen para Edgar Espinoza escritor costa rica

-Como quien no quiere la cosa, gracias a un alumno costarricense, me informó de este periodista coterráneo suyo y me dio curiosidad por leer la recopilación de la Editorial Jadine. Tengo un primo que vivió varios años en una república centroamericana y en verdad en España no sabemos demasiado de esta parte del mundo, pues cuando nos referimos a Hispanoamérica, tratamos algunos países del Caribe o Sudamérica con los que más vinculación reciente hemos tenido. Siempre se dice que dentro de las repúblicas centroamericanas, Costa Rica y Panamá son las más estables, y como al final el mundo es un pañuelo, me encuentro con alumnos costarricenses que me prestan un libro de un periodista que ayuda a conocer la idiosincrasia tica, cuyo acento me recuerda muchísimo más a Colombia que a sus vecinos.

Édgar Espinoza es uno de los periodistas más conocidos de la pequeña y (más o menos) estable república de Costa Rica. Casado con la también periodista peruana Pilar Cisneros, peruana que se fue a Costa Rica gracias a Velasco, aquel personaje surrealista que, amén de dictador izquierdista y dejar la economía peruana como un solar, colaboró con el Plan Cóndor. Espinoza, durante muchos años fue acaso el mayor columnista de su país. El libro que he tenido ante mis manos es una recopilación de muchos artículos sobre muchos temas. Por un lado, aprecio la prosa rápida y viva de Espinosa, llena de imágenes, metáforas, dobles sentidos, humor, inteligencia... Muy buen manejo del idioma en general, salvo por algún anglicismo innecesario que ya está demasiado incrustado en la América Hispana y que en España también suscribimos en estos tiempos de mierda.

Con todo, aunque tardé un poco en darme cuenta, al final acabó asomando el plumero progre. Todo se arregla con "educación sexual" y con candidatos guays del Partido Demócrata yanqui. Lo que no me explico yo de los progres de esta generación (que es la de mis padres) es por qué se decepcionan, como Espinoza en algunos de sus artículos sobre los cambios en Costa Rica o Estados Unidos. Digo, porque si yo fuera progre, me sentiría satisfecho de vivir en un mundo a esa imagen y semejanza. Sin embargo, ni ellos mismos se dan cuenta de que lo suyo no se puede soportar, y siempre acaban echándole las culpas a otras cosas, con preferencia al pasado.

Sea como fuere, no deja de ser un descubrimiento interesante, pues reconozco mi ignorancia sobre las letras costarricenses. Pero por otra parte, qué cansadito ya de progres...

En fin, cambiamos de tercio literario. Próximamente nuevas noticias, Dios mediante.

EL MAR DE LA CIVILIZACIÓN

Imagen relacionada

«Pues bien: este mar, que es el de la civilización, el mar latino, el que los romanos, y nosotros después, llamamos 'mare nostrum', tienen la condición de que la Providencia ha puesto la entrada, la puerta, la llave, en manos de España. Quien domine el Mediterráneo, dominará al mundo. Por su posición extraordinaria, este mar es el mar de la civilización»

Juan Vázquez de Mella

sábado, 3 de diciembre de 2016

LA CONSTITUCIÓN IDEAL DE ESPAÑA

Resultado de imagen para Ángel Ganivet

«Cuando se examina la constitución ideal de España, el elemento moral, y en cierto modo, religioso más profundo que en ella se descubre, como sirviéndole de cimiento, es el estoicismo; no el estocismo heróico y vital de Catón, ni el estoicismo sereno y majestuoso de Marco Aurelio, ni el estoicismo rígido y extremado de Epicteto, sino el estoicismo natural y humano de Séneca. Séneca no es español, hijo de España por azar: es español por esencia; y no andaluz, porque cuando nació aún no habían venido a España los vándalos; que a nacer más tarde, en la Edad Media, quizá, no naciera en Andalucía, sino en Castilla.

Toda la doctrina de Séneca se condensa en esta enseñanza: «No te dejes vencer por nada ajeno a tu espíritu; piensa en medio de los accidentes de la vida, que tienes dentro de ti una fuerza madre, algo fuerte e indestructible, como un eje diamantino, alrededor del cual giran los hechos mezquinos que forman la trama del diario vivir; y sean cuales fueran los sucesos que sobre ti caigan, sean de los que llamamos próspero, o de los que llamamos adversos, o de los que parecen envilecernos con su contacto, manténte de tal modo firme y erguido, que al menos se pueda decir siempre de ti que eres un hombre».

Ángel Ganivet, Idearium Español.

"EL FRAUDE DE FIDEL" - "DIARIO DE LA MARINA"



http://eldiariodelamarina.com/el-fraude-de-fidel/

viernes, 2 de diciembre de 2016

LOS JUSTOS



«…una cosa es la que se hace con apariencia de soberbia y otra la que se hace por celo a la disciplina. Porque los justos, aunque exteriormente exageran sus reprensiones por la disciplina, sin embargo, interiormente conservan la dulzura de la caridad y, por lo general, prefieren en su ánimo a aquellos a quienes corrigen, que a sí mismos. Obrando así mantienen a sus súbditos en la disciplina y a la vez se mantienen ellos en la humildad. Por el contrario, los que acostumbran a ensoberbecerse por la falsa justicia, desprecian a todos los demás, sin tener ninguna misericordia de los que están enfermos y, porque se creen sin pecado, vienen a ser más pecadores…»

San Gregorio Magno, Papa, Doctor y Padre de la Iglesia.

lunes, 21 de noviembre de 2016

MUNDIALIZACIÓN

Resultado de imagen para Gustavo Bueno
"No cabe hablar por tanto de ninguna globalización como proceso que estuviera impulsado por el "Género humano". La globalización solo puede hacerse desde alguna parte de la Humanidad con capacidad para ello y según sus intereses. En nuestros días la globalización es el nombre que ha tomado, tras la caída de la Unión Soviética, la mundialización promovida por el imperialismo de Estados Unidos ."
Gustavo Bueno, El Mito de la Izquierda

sábado, 19 de noviembre de 2016

NO SÓLO DE PAN VIVE EL HOMBRE

Resultado de imagen para Federico García Lorca
"No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social."
Federico García Lorca. 1931

"BISMARCK Y LOS LATINOS" - "KATEHON"

En algunas ocasiones, he visto un entusiasmo muy singular por la figura de Bismarck por parte de algunos ibéricos, así como también de no pocos hispanoamericanos. Se cita a Bismarck como si fuera una suerte de ciencia política irrefutable o algo parecido.
KATEHON.COM

viernes, 18 de noviembre de 2016

EMBRIAGAOS

Imagen relacionada

«Hay que estar siempre ebrio. Todo consiste en eso: es el único problema. Para no sentir el horrible paso del Tiempo que quiebra vuestros Hombros y os curva hacia la tierra, tenéis que embriagaros sin tregua. Pero, ¿de qué? De vino, de poesía o de virtud, como gustéis. Pero embriagaos.Y si alguna vez, en las escalinatas de un palacio, en la hierba verde de una cuneta, en la soledad sombría de vuestra habitación, os despertáis, con la embriaguez disminuida ya o desaparecida, preguntad al viento, a la ola, a la estrella, al pájaro, al reloj, a todo lo que huye, a todo lo que gime, a todo lo que rueda, a todo lo que canta, a todo lo que habla, preguntadle qué hora es; y el viento, la ola, la estrella, el pájaro, el reloj os responderán: ¡Es la hora de embriagarse! Para no ser los esclavos martirizados del Tiempo, ¡embriagaos sin cesar! De vino, de poesía o de virtud, como gustéis.»

Charles Baudelaire

FRÍO DE NOVIEMBRE



Aun estando lejos del terruño que me vio nacer y crecer, puedo sentir el clima de allá por mor de un reloj biológico que nunca se apaga en mi mente ni en mi alma. Dicen que la primavera la sangre altera. Y en Lima, sin sentir primavera física, sin embargo, sí que la siento psíquica, y me acuerdo de los puestecillos de incienso y etc. de las calles Tetuán y Jovellanos, y pienso en la calle Larga el Jueves Santo y en la plaza el Viernes Santo; y todo en mí se revuelve buscando un cielo celeste que se proyecta sobre un azahar desparramado como en algodones dulces, quebrándose la noche al alimón de las más sentidas saetas. Si eso pasa en primavera, tres cuartos de lo mismo puedo decir de otoño. No siento otoño en Lima, pero sí lo siento a través de los enigmas de la nostalgia de esta distancia que me tiene en el mar del otro lado. Otoño para mí es el aroma de las castañas asadas, los días contradictorios de calor, fresco y lluvia, el fin del verdeo, la espera del invierno, el amasijo de los recuerdos. Todo el ciclo de la cosecha de la vida se remata con Cuatrovitas, cetro de nuestro imperio y centro de nuestro universo. Se masca el frío. Y si siempre me ha parecido un frío entrañable, desde aquel fatídico 2010 se me viene un frío aterrador de despedida, un frío que echa abajo la sangre. El día 12, cumpleaños de mi madre, falleció mi tía Rosa. Digo yo que si mi madre se va a olvidar de la fecha: El día de su cumpleaños y el día de la muerte de su hermana mayor. Casi nada. Y encima una muerte que nos cogió a todos por sorpresa. Y el 29, para cerrar el mes, fallecía mi tío Manolo, hermano de mi padre, luego de una penosa y terrible enfermedad contra la que luchó como gato panza arriba. Yo ya tenía pensado emigrar, pero aquel mazazo, sin duda, me empujó todavía más si cabe, y nunca volví a ver noviembre de la misma manera.

Siempre que sobrevuela el mes de noviembre, un frío de gélida y desagradable navaja me aturde, me invade, me desasosiega, me hiere.

Es cierto que unos van y otros vienen. El problema que es que los que se van son muy valiosos, y no veo reemplazo ni regeneración en esa calidad de personas que nos dejaron. No estamos altura, y tal vez nunca las pérdidas fueron tan irreparables.

Empero, las cosas pasan por algo. Dios sabe por qué. Y al final, cuando ligeros de equipaje nos embarquemos en el último viaje acogiéndonos a la santa misericordia, también lo acabaremos sabiendo.

A día de hoy, me quedé sin tíos varones. Desde entonces, el flamenco no rasguea igual, ni los galgos corren tanto, ni los olivos despachan su esponjosa blandura pidiendo alguna que otra candela mañanera antes del tajo. Todas las distancias se van haciendo más largas. Las ilusiones se achican al son de una inercia cada vez más mustia. Ha pasado mucho tiempo. Y hay cosas que si cambian, es a peor.

A día de hoy, no sé qué pasará mañana y así vivo, como tantos otros coetáneos y coterráneos a lo largo y ancho del complicado mundo. Eso de ser previsor se ha acabado, y nuestra vida se parece más a una novela galdosiana que a la época del proteccionismo de la que pudieron curtirse varias generaciones. Y el que tenga entendederas, que entienda. Habrá que bandearse lo mejor que se pueda, ya que las palabrerías se las llevó el viento de su mentirosa raíz. Pero por más jodidos que estemos, habrá ejemplos en cuyos espejos siempre nos miraremos con gustoso orgullo.  Hay que vivir. Hay que salir adelante. Ya no soy yo solo. Y mi descendencia ha de conocer los referentes que me impulsan y animan.

Noviembre: Pasa rápido. No te cortes. Que después de ti viene la Navidad, y año nuevo vida nueva. Pero eso sí, titos: Nunca pasaréis de mí ni de los muchos que tuvimos la suerte de teneros. Gracias por ser eternos.